(0034) 91 297 99 02   (0034) 697 18 28 00   Felipe IV 3, 3º Izq, Madrid (Spain)

Guía para entender la secundaria en Estados Unidos

Secundaria en Estados Unidos

¿Cómo es la secundaria en Estados Unidos? Es la pregunta del millón para todos los estudiantes que están barajando la posibilidad de estudiar un año en USA o que quieren solicitar una de nuestras becas para hacerlo. Esa es precisamente la pregunta que tratamos de responder en este texto.

La inquietud es normal. ¿Cómo se organizan los estudios en ese país? ¿Tienen las mismas fechas, las mismas asignaturas que nosotros? ¿Qué hay de los métodos de evaluación y las calificaciones? ¿Y las actividades extraescolares? ¿Cómo es el día a día al estudiar en una high school en USA? ¿Es como lo vemos en las series y las películas?

Pues sí, te anticipamos que sí, que la secundaria de Estados Unidos se parece bastante a la que vemos en las películas. Ven, que te contamos.

La estructura elemental

La secundaria en Estados Unidos cubre oficialmente los últimos siete cursos de la educación obligatoria en el marco del modelo K-12, o sea, de sexto a duodécimo; pero esta se divide en dos: la middle school, o junior high school (6º-8º, de 11 a 14 años) y la high shool “de verdad” (9º-12º, de los 14 a los 18 años). Al terminar se obtiene un título equivalente al bachillerato español.

El calendario escolar es similar al español: dura unos nueve meses (de septiembre a junio), pero se divide normalmente en dos semestres. Hay unas seis o siete horas de clase por día de lunes a viernes, aunque las sesiones pueden ser más cortas (unos 45 minutos) o “dobles” (90 minutos), en el modelo llamado block scheduling.

Es interesante comentar una peculiaridad de la secundaria en Estados Unidos: hay varias opciones. Esto quiere decir que en algunas high schools puedes realizar una formación “normal”, pero también optar por estudios “especiales”, como serían los que incluyen formación profesional (vocational), formación universitaria básica (programa Advanced Placement) o el Bachillerato Internacional.

Las asignaturas: la diversidad por bandera

No lo hemos dicho antes, así que este es el momento: los estándares educativos norteamericanos son muy básicos, de forma que cada distrito escolar y cada institución tienen un amplio margen para decidir sobre el currículo académico y los métodos de evaluación de sus estudiantes. Por ello, encontraremos asignaturas y evaluaciones muy dispares de una high school a otra.

Así que no hay unas asignaturas obligatorias en la secundaria en Estados Unidos. No obstante, sí que hay un core definido por cada estado, o sea, unos estudios básicos que deben cubrirse. A saber:

  • English (que viene a ser lengua y literatura)
  • Science
  • Social studies (incluyendo ciencias sociales y humanidades)
  • Maths

Lo que pasa es que cada una de estas disciplinas en un sentido amplio se imparte en asignaturas bastante dispares. Así, en una high school podemos encontrar los contenidos de science (básicamente física, química y biología) distribuidos en varias asignaturas o en una, bajo la denominación de Life Sciences. En otras, English engloba lengua y literatura (inglesas), pero también muchas asignaturas optativas de lengua extranjera, escritura o debate, por ejemplo.

También suele ser importante el peso de otras asignaturas relacionadas con la salud y el bienestar. Hablamos de educación física o deportes, pero también de educación sexual, nutrición y consumo, primeros auxilios… Ojo, que no son marías precisamente, porque en muchos estados son imprescindibles para graduarse.

La gama de asignaturas optativas (electives) es de lo más variopinta, variando mucho de centro a centro. Algunas nos son más familiares (como los idiomas extranjeros, las visual arts -como pintura o fotografía- o las orientadas a las TIC), pero otras no dejan de sorprendernos: profesionales (mecánica, carpintería, agricultura), orientadas a los negocios (gestión, marketing, contabilidad), conducción o el inefable JROTC.

High school

Evaluación: continua, por supuesto

El sistema de evaluación y calificación es, a nuestro modo de ver, uno de los aspectos más interesantes del modelo educativo norteamericano. Para resumir (ahora entraremos en detalles), se trata de una evaluación continua a medida de cada alumno, donde se valora más el progreso individual y en relación con la clase que alcanzar unos logros objetivos predefinidos.

Básicamente, en la secundaria en Estados Unidos cada profesor establece unos estándares para cada alumno a partir de una prueba inicial. Después irá calificando cada “producción” posterior (sea un examen, un trabajo individual, una exposición, los deberes, un proyecto personal) respecto a ese estándar, atribuyendo a cada uno un peso distinto. De ahí sale la nota de cada asignatura.

La suma ponderada de esas notas de acuerdo al número de horas de cada asignatura (las Carnegie Units) permite calcular el famoso Grade Point Average o GPA, un sistema de puntos que valora el rendimiento en la secundaria. Los alumnos reciben una especie de boletín de notas entre dos y seis veces por año, y ese GPA sirve como nota final para, por ejemplo, entrar en la universidad o recibir una beca.

Un día en la vida de un estudiante en Estados Unidos

Vale, de acuerdo, pero ¿cómo es de verdad la secundaria en USA? O sea, el día a día. De nuevo, depende mucho de cada high school, pero así, en general…

Las clases empiezan hacia las ocho de la mañana; pasas por la taquilla, recoges tus libros (o tu ordenador) y rumbo a la primera clase. Aquí es el alumno el que cambia de clase, no el profe, y es frecuente que no tengas los mismos compañeros de clase todo el tiempo.

A eso de mediodía hay un lunch break, o sea, un rato para el almuerzo (no demasiado largo). Normalmente se hace en el propio centro, y es el momento en que todos, freshmen, sophomores, juniors y seniors están juntos. Bueno, según su popularidad, ya sabes…

Tras algunas clases más por la tarde llega el momento de las actividades extraescolares. Ya te hablamos alguna vez de ellas: hay a cientos y algunas son de lo más raro. ¿Te apuntas al periódico del instituto, o prefieres ser cheerleader?

Y vete preparándote para el Prom, o sea, para el baile de promoción. Sí, toda una institución, un clásico que nunca muere y que es mucho más divertido de lo que cabe imaginar; merece la pena vestirse de etiqueta por una vez…

Vivir un año de secundaria en Estados Unidos, toda una experiencia

Si todo lo que te hemos contado te resulta interesante, no deje de leer nuestro blog para informarte más y mejor sobre las estancias de estudios en países de habla inglesa en general, y cómo ir a Estados Unidos en particular. ¡Merece la pena!