(0034) 91 297 99 02   (0034) 697 18 28 00   Felipe IV 3, 3º Izq, Madrid (Spain)

La nueva normalidad: estudiar secundaria en el extranjero

estudiar-secundaria

Ya te lo venimos contando desde hace unas cuantas semanas en noticias como esta y anteriores: en los próximos años conoceremos un boom en cuanto a estudiar secundaria en el extranjero se refiere. Luego no nos vengas con que a ti nadie te había dicho nada de todo esto…

Todo esto permite pensar que los cursos escolares en el extranjero volverán con fuerza renovada, como ya podemos apreciar en las campañas de los próximos dos años. No solo eso, sino que podrían llegar a convertirse en algo no excepcional, como ocurría hasta ahora; podríamos estar hablando de una nueva normalidad educativa.

Sin embargo, esta nueva era no será solamente cuestión de aumentar los números sobre los esquemas de siempre. Estudiantes, familias, empresas especializadas como la nuestra, instituciones de enseñanza y autoridades públicas tendremos que cambiar el chip. En esta entrada de nuestro blog te explicamos por qué nos lo parece.

Los brotes verdes

Seguro que te acuerdas de esa gloriosa frase que empleó uno de los próceres de la alta política española hace unos años para describir la recuperación económica. Bien, pues la retomamos porque es posible identificar brotes verdes en nuestro ámbito. Es decir, que los números demuestran que tanto este curso 2021/22 como el curso que viene (2022/23) el aumento de solicitudes es un hecho.

¿Quieres ver los indicios? A corto plazo podemos aludir a la información de ASEPROCE sobre la recuperación de los niveles prepandémicos, o mencionar la reciente apertura de las fronteras estadounidenses (recordemos que desde marzo de 2020 era posible realizar estancias largas con restricciones, pero no cursar un semestre en Estados Unidos, por ejemplo).

A medio plazo parece que se potenciarán las tendencias anteriores a la pandemia relativas estudiar secundaria en el extranjero; es decir, los estudiantes preuniversitarios seguirán siendo una selecta minoría, se dirigirán de forma masiva a entornos anglófonos, y Estados Unidos e Irlanda serán los destinos predilectos. Al menos, en principio.

El péndulo de Foucault

¿Qué tiene que ver esta demostración de la rotación planetaria con aprender inglés en secundaria? Bueno, es una metáfora casi perfecta: las cosas van y vienen, y mientras el mundo sigue a lo suyo, girando ajeno a todo lo que no sea girar, lento pero inexorable. Verás, verás.

El primer término de la metáfora es fácil de entender. Es normal que se produzca un repunte de la actividad en la pospandemia por el sencillo hecho de que muchas familias habían retrasado su decisión de iniciar la aventura hasta que se calmasen las aguas. Por lo tanto, ahora estamos ante una demanda digamos doble. Un movimiento pendular de manual.

Por lo demás, nada cambia de un día para otro, y las tendencias relativas a estudiar secundaria en el extranjero no iban a ser la excepción. Pero cambian, despacito, a veces de manera imperceptible; ¿pillas ahora la metáfora foucaultiana? Nosotros decimos que tras la tormenta perfecta nada volverá a ser como antes.

pandemia

La tormenta perfecta

¿Sabes eso de que cuando se dan las circunstancias meteorológicas precisas se puede generar lo que llaman una tormenta perfecta? Pues lo mismo pasa con las estancias de estudios: estamos en un punto de inflexión. Estos son nuestros argumentos:

  • La única certeza es que no hay certezas. Si aquellos que esperaban a que todo se calmara para irse a estudiar fuera siguen esperando a que todo se calme de verdad, puede que no se vayan nunca. Y el riesgo no es malo.
  • Hacia una estabilidad. Precaria, pero estabilidad al fin y al cabo; queremos decir que, en cuanto a la COVID-19 se refiere, tenemos el conocimiento y las herramientas indispensables en forma de vacunas. Nos jugará malas pasadas, pero aprenderemos a convivir con ella.
  • Las cuestiones técnicas están de nuestro lado. Nunca fue tan fácil acceder a la información, realizar los trámites burocráticos, comprar billetes de avión, convalidar estudios y mantenerse en contacto con los que queremos mientras estamos lejos. Por ese lado no se puede pedir más.

Nada volverá a ser igual

Si todavía estás pensando que la nueva normalidad será como la vieja normalidad… más vale que vayas espabilando. Para nosotros está claro que a largo plazo estudiar secundaria en el extranjero dejará de ser esa tremenda ventaja comparativa que es hoy para convertirse en un hábito académicamente saludable y luego en una verdadera necesidad.

Ante nosotros se abre un mundo en el que pasar un trimestre en Inglaterra o en cualquier otro destino allende nuestras fronteras, angloparlante o no, se convertirá en la norma. De aquí a unos pocos años, vivir la experiencia de salir de nuestra zona de confort para mejorar nuestras competencias lingüísticas, sociales y emocionales será lo normal.

Pero por otro lado, también es probable que se acabe eso de “el año que viene me iré a hacer un curso académico en Canadá” (o donde sea); será más bien “creo que el año que viene iré a algún sitio a estudiar inglés durante un tiempo”. O sea, aprenderemos a ser flexibles, ofrecer y decidir opciones a muy corto plazo y a adaptarnos a las circunstancias cambiantes.

Un futuro no apto para cardiacos

Si el presente te parece movidito, prepárate para lo que va a venir… Por suerte, si algo caracteriza a la especie humana (en especial a los especímenes más jóvenes) es su capacidad de adaptación. ¡Así que empieza cuanto antes!